miércoles, 26 de marzo de 2014

Carta que escribió un estudiante de la #UAM y la respuesta de César Córdoba

 En respuesta a:
Un estudiante de nuestra casa de estudio
Mi lucha no termina ahorita, ni mañana, ni pasado, ni aun cayendo este gobierno, la crisis es algo que va más allá de lo que hoy sucede, buscamos una verdadera transformación social para no repetir este ciclo histórico que igual vivió mi papa, mi abuelo, mi tatarabuelo. Durante 200 años de historia hemos salido por la fuerza de regímenes totalitarios y 20, 30, 40 años después vuelven a tomar el poder y la historia se repite. Citando una excelente frase de un compañero de la vida: “Podría luchar 50 años, si el resultado será un país libre por un millón de años”.

Quienes se embarcaron en esta ardua tarea deben estar conscientes que esto puede durar 2 meses como también puede durar 10 años, la convicción con la que asumes la responsabilidad va a determinar los resultados que obtendremos, a nadie le pregunté si quería embarcarse en este trabajo de rescatar el país, por lo tanto a nadie le preguntaré si desea abandonarlo. Pero algo si les puedo asegurar, las verdaderas revoluciones tanto de la historia como del pensamiento han sido llevadas por jóvenes que no les importó sacrificar su vida entera por sus ideales, entonces la pregunta es la siguiente: ¿Qué tanto están dispuestos a sacrificar ustedes por defender el ideal de un mejor país? ¿Consideran que si conseguimos la salida de este gobierno, en este instante, tendremos el futuro que muchos jóvenes anhelamos?  Son ustedes quienes deben preguntarse, no a su compañero, no a mí, es a ti, mis convicciones están claras y a diferencia de muchos el trabajar por este cambio es mi razón de ser, no es sólo hoy, no es este mes, es lo que he hecho toda mi vida y moriré haciéndolo. 

La decisión de “normalizar” como lo llaman algunos, (no considero que todo este normal aun asistiendo a clases, primero deben definir el significado de normal para ustedes, tenemos muchos años en que nada es normal en nuestro país) no es mía, ni de ninguna autoridad es de ustedes, entonces por qué me reprochan algo que no depende de mí, es decisión de cada uno de los 15 mil alumnos que hacen vida en la Universidad Arturo Michelena.

Mis canales de comunicación siempre están abiertos quienes me siguen en @CesarCordobaUAM saben que jamás he dejado de atender las inquietudes de quienes se dirigen a mí. Las acciones y decisiones que una persona, en nuestra posición, toma jamás va a complacer al 100% de la población, muchos de ustedes no comprenden que yo también paso horas sin dormir, sin comer, sin ver a mi familia, por atender problemas que no son míos pero que asumí precisamente en esa tarea de transformar Venezuela. He estado acompañando a quienes han maltratado, arrestado y reprimido. A nosotros constantemente nos amenazan, nos censuran, nos reclaman y aun así aquí estamos al frente defendiendo los ideales, no sólo de nosotros, sino también de aquellas personas que de alguna manera creen en ellos.

Así como ustedes también he sido víctima de robo, secuestro, camino por las calles de mi propia nación con el temor de ser robado, no consigo harina, siento el miedo de no tener trabajo cuando me gradue.  Todo lo anterior no justifica que alguien pueda tomar el camino de la violencia para defender en lo que cree. Repito una de las dictaduras más grande América, Augusto Pinochet terminó por la vía No- Violenta, Gandhi acabó con uno de los imperios más grandes del planeta por la vía No-Violenta.

Lo único que NO considero justo es que ustedes intenten culpar de sus errores a otras personas, ¿Soy yo quien debe tomarte de la mano y obligarte a luchar por tu país? NO es así, eres tú quien debe buscar la manera de convencer a los demás que tu lucha es justa, con ideas, acciones, argumentos. No violentando su integridad, ni cercenando los derechos que esa persona posee para obligarlos a luchar por los tuyos. Cuando Pablo Díaz luchó contra la dictadura de Jorge Videla en Argentina no obligó a nadie, los llevó a la lucha desde sus aulas y consiguieron objetivos que jamás un estudiante de bachillerato pudo haber logrado. El resultado fue la democracia en Argentina y las reivindicaciones a los estudiantes.

Si les sirve de algo, nunca ha sido una opción para mí abandonar mi país, como lo escribía una señorita que conocí hoy en la UAM “La salida no es Maiquetía” y si estás consciente de ello, ya deja de preguntarte que pasará en la UAM y concéntrate en sumar voluntades a la lucha que hoy muchos compañeros llevamos adelante.

César Córdoba, Universidad Arturo Michelena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada